Cabalgatas

La mejor manera de explorar el Valle a Tronador.

Dejate llevar por bosques nativos de lenga, coihue y ciprés, atravesar ríos y arroyos, y sentir la adrenalina de cabalgar, quizás por primera vez. 

Desde un monturero cercano al hotel, salen las cabalgatas. Hay recorridos para todos los niveles y preferencias. Las mismas pueden tener una duración de una hora y media, medio día o día completo, según el destino que se elija. Los caballos son criollos de raza mixta, en muchos casos nacidos y criados en el Valle al Tronador, muy dóciles y buenos conocedores del lugar, son amansados con doma racional. Se los equipa con montura tipo cangalla chilena, de estribos "capacho" ajustables, las riendas se llevan en una sola mano. Proporcionamos cascos de montar tanto para adultos como para niños. Las cabalgatas son acompañadas por uno o dos guías baqueanos según el tamaño del grupo.


Las salidas a caballo no son en privado, si no que se organizan en grupos, pero se puede solicitar exclusividad con un costo adicional. 

Actividad no incluida en el costo del alojamiento. Pueden ser contratadas por pasajeros del Hotel Tronador o visitantes por el día al hotel.

Una tradición

En los comienzos del Hotel Tronador (1929) los mismos peones y baqueanos, que trabajan con la hacienda, eran los guías de los primeros turistas, que llegaban a la zona del Lago Mascardi para alojarse por largos períodos, ávidos de salir explorar. El destino mas codiciado era el Cerro Tronador, a 24 kilómetros, al cual solo se accedía a pie o a caballo. Estas exploraciones muchas veces necesitaban el apoyo de los caballos para transportar el equipo para la travesía por el Cerro Tronador. 

Así se inician las primeras cabalgatas en la zona, utilizándose picadas existentes y abriéndose otras para llegar a diferentes puntos de interés: miradores, cumbres y lagunas. Actualmente se continúa organizando cabalgatas guiadas por baqueanos por estos mismos senderos, que no dejan de sorprender y maravillar a quienes nos visitan. 

Cabalgatas

LOS ALAMOS Y MIRADOR DEL CIPRESAL  | 1 hora
Es una cabalgata corta, en su mayor parte por el llano. Se bordea un tramo del Río Manso Superior, hasta una pampa con dos álamos, donde hay un puente colgante. Luego se asciende por 15 minutos más hasta el Mirador, donde se ve la laguna De la Lechería y un sector del Valle de los Vuriloches.


LOS POZONES DEL ARROYO CLARO  |  1 hora a 1:30 horas
El arroyo Claro, a un kilómetro de su desembocadura en el lago Mascardi, corre por un cañadón rocoso donde el agua ha erosionado la roca formando unas piletas naturales. El cañadón está rodeado de un bosque de enormes coihues y un sotobosque de caña colihue, siendo un lugar muy fresco y agradable en los días de verano. Se accede allí tras cabalgar media hora, luego se puede continuar formando un circuito siguiendo la margen norte del lago.
Cabalgata apta para principiantes. 


MIRADOR CASTILLO ROJO  |  Tres horas
El Castillo Rojo es una saliente rocosa de características únicas en la zona, por sus llamativos colores en tonos ocres y amarillos. Se llega a caballo hasta la base del mirador, desde donde se camina 5 minutos hasta trepar la roca por detrás. La vista desde allí es simplemente espectacular. 
Es una cabalgata con cierto nivel de dificultad ya que tiene una subida de 25 minutos por un bosque de grandes cipreses y coihues. 


VALLE DE LOS VURILOCHES Y LAS TRES LAGUNAS  |  2:00 horas 
Es un recorrido totalmente llano, que bordea las márgenes del río Manso Superior y cruza pequeñas pampas entre bosques de ñires y caña colihue. Se avistan dos lagunas donde se ven diferentes especies de macaes, patos, gallaretas, cauquenes y ocasionalmente algunos cisnes de cuello negro. En pleno verano (diciembre y enero) se cabalga entre campos de lupinos en flor.

Una variante más larga de este circuito es seguir valle arriba y llegar hasta Puesto Cretón , que es donde funciona el tambo. Hermoso lugar para parar a descansar y tomar un tentempié. Circuito total 3:30 horas


LAGUNA AZUL O CALLVÚ  |  2:30 h de cabalgata - 6 h de trekking
Ubicada entre los cerros Bonete y Punta Negra, esta laguna semeja ser un cráter de volcán, si bien no lo es, de forma circular y muy profunda (100 m) posee aguas totalmente cristalinas, lo que le da un color azul marino intenso. Muchos visitantes la comparan en belleza con la Laguna de Los Tres en Chaltén o la Laguna Torres, en Torres del Paine Chile. 
Se cabalga la primera parte de la subida, por densos bosques de coihues y cipreses, hasta donde comienza un ascenso más empinado. El regreso se realiza caminando. 


PAMPA LINDA  |  Todo el día
Se recorre todo el Valle de los Vuriloches desde el Hotel Tronador hasta el paraje Pampa Linda distante 8 Km de los Ventisqueros Negros. A lo largo del recorrido se cruza el Río Manso un par de veces, y se atraviesan grandes pampas o mallines que permiten ver el Cerro Tronador cada vez más cerca e imponente. 
Esta cabalgata implica como mínimo 6 horas sobre el caballo, es para jinetes intermedios o experimentados.


LAGUNA DE LOS CÉSARES  |  Tres horas
Está ubicada a 1200 m.s.n.m (400 m mas alta que el lago Mascardi) y está rodeada de un denso bosque de lenga. El atractivo principal de esta cabalgata es el sendero, tiene distintos grados de pendiente, atraviesa arroyos, y se atravisan todos los tipos de bosque: de coihue, de ñires con sotobosque de caña colihue y de lengas. Hay un mirador en el camino que tiene vista al Tronador. 
Es para jinetes intermedios avanzados. 


Mas especificaciones técnicas de las cabalgatas: 

• Tamaño: la altura media de los caballos es de 1,50 metros (y más).
• Temperamento: en su mayoría de sangre fría. Calmos. Adecuados para jinetes nerviosos. 
• Alimentados principalmente con pastoreo. En invierno reciben alimentos duros y suplementos.
• Todos los caballos son revisados por un veterinario regularmente y son vacunados.
• De ser necesario, se llevan alforjas para guardar equipos, viandas, abrigo.
• Grupos hasta 10 jinetes. 
• Antes de comenzar la cabalgata, se dan las indicaciones de seguridad. 
• Las cabalgatas son al paso. Puede haber subidas, bajadas, senderos con piedras, cruces de ríos o incluso senderos estrechos. El guía va al frente seguido de los jinetes en una fila, uno detrás del otro. Esta formación cuida el suelo de la erosión debido a las pezuñas del caballo. 
• El guia lleva consigo un botiquín de primeros auxilios y una radio VHF portátil.